Hacia la dirección correcta

La reactivación no despega, pese a tener un plan de estímulo sin precedentes, que asciende al 17% del PBI. El problema es la falta de capacidad de ejecución del Estado, que explica por qué el sector público ha gastado solo el 36% de los S/197,000 millones presupuestados y el Gobierno apenas invirtió el 17% de los S/18,800 millones planificados para este año.

Como el sector público será incapaz de reavivar por su cuenta la moribunda economía peruana, es necesario empezar a mirar al sector privado como un aliado imprescindible en esta ardua labor. Para ello, el Ejecutivo debe buscar un choque de inversión privada, para lo cual puede tomar dos acciones puntuales.

Por un lado, activar los proyectos APP en cartera de Proinversión (23) y los mineros en el portafolio del Minem (43), los cuales en conjunto suponen una inversión de US$63,123 millones. Sin embargo, es importante dar claridad al empresariado de que en serio se está apostando por la inversión privada, para lo cual desbloquear Tía María sería una gran señal, por ejemplo.

Por otro lado, la ministra de Economía comentó que el Gobierno tomará medidas para impulsar la formalidad, pero aún no se conocen detalles al respecto. Sin duda, por lo que se debe apostar es flexibilizar el mercado laboral y, además, otorgar incentivos a aquellas empresas que apuesten por contratar formalmente a trabajadores.

Hoy existe una gran oportunidad para revertir la crisis económica, ya que una gran cantidad de empresas multinacionales están retirando sus fábricas de China desde que empezó la pandemia. No obstante, para atraerlas es vital mostrar que estamos virando hacia la dirección correcta.

Deja una respuesta