Cualquier sociedad moderna que se desarrolle en democracia, debe poder ofrecer buenas oportunidades a sus habitantes. Para eso, los ciudadanos y las empresas aportamos al Estado a través de impuestos, para que nos brinde:

(1) Justicia que garantice la igualdad de todos frente a la ley

(2) Educación para poder desarrollarnos en los mercados más competitivos,

(3) Servicios de salud pública para estar protegidos ante cualquier eventualidad.

Lamentablemente, a lo largo de la historia, el Estado peruano ha demostrado ser un pésimo proveedor de oportunidades, ya que los bienes y servicios que brinda –o debería brindar– están muy lejos de ser los más adecuados.

Este problema se debe esencialmente a dos factores. Por un lado, el Estado carece de los recursos que necesita, porque los que pagan impuestos son muy pocos. Por ejemplo, hoy en día 7 de cada 10 peruanos se desarrollan en la informalidad, sin contribuir con el Estado ni recibir beneficios sociales, y 1.7 millones de micro y pequeñas empresas operan en la ilegalidad, pero no porque quieran, sino porque es muy oneroso ser formal país. Por otro lado, los bienes y servicios que sí recibimos del Estado son deficientes.

Por este motivo, hoy nos encontramos entre los países con el peor desempeño en la prueba PISA de rendimiento escolar, con hospitales públicos desabastecidos de medicamentos y con un sistema de justicia poco confiable.

Ante esta coyuntura, desde Contribuyentes por Respeto proponemos construir un nuevo pacto social, el cual consiste en diseñar y proponer mecanismos que:

  • Permitan que cada vez más peruanos decidan voluntariamente migrar hacia la formalidad.
  • Impidan que los “empresaurios” que están acostumbrados a pactos con políticos y funcionarios corruptos para recibir privilegios, no puedan seguir haciéndolo.
  • Y aseguren que el estado haga bien lo que tiene que hacer, ya que para eso le pagamos.

Desde CpR estaremos proponiendo soluciones y alternativas para ir construyendo este nuevo pacto social y tener un mejor país.

Cerrar menú