Oro en el jardín

Si encontrara varios lingotes de oro en su jardín, en automático se volvería alguien más pudiente, porque podría comprar más. Ahora, imagine que, al igual que usted, el resto de las personas encuentra la misma cantidad de lingotes, haciendo que todos sean más ricos en la misma magnitud.

Como sospechará, la mayor “riqueza” de todos no se traducirá en un mayor bienestar, producto de un mayor nivel de consumo, sino en un incremento en los precios de los bienes disponibles (léase, inflación), porque su cantidad no habrá aumentado en la misma velocidad que los ingresos de las personas.

Este ejemplo sirve para entender el impacto de una política monetaria expansiva e imprudente en la sociedad, cosa que ya hemos experimentado y fue muy doloroso.

Durante el primer gobierno de Alan, se le ordenó al BCRP emitir dinero para implementar subsidios e incrementar salarios, con el objetivo de aumentar el consumo de los peruanos. ¿El resultado? Una inflación del 2′178,482% y un empobrecimiento masivo de la población.

Por ese desastre, se le brindó autonomía al BCRP para impedir que políticos populistas utilicen instrumentos monetarios muy delicados con fines proselitistas. Producto de ello, el Perú disfrutó de una estabilidad monetaria sin precedentes al gozar de una de las inflaciones más bajas del planeta en las últimas dos décadas.

Lamentablemente, algunos candidatos ignorantes en temas monetarios –Forsyth, Mendoza, Urresti y Fujimori– proponen implementar políticas de “oro en el jardín”, avasallando la autonomía del BCRP. Si usted desea que el poder adquisitivo de sus ahorros no se diluya, hágase un favor y evite a estos improvisados.

Deja una respuesta